Otras publicaciones

viernes, 2 de diciembre de 2016

El deber y el querer no duermen juntos

Entre el deber y el querer duerme quieta la conciencia.
El deber, eso que no es más que la creación de un sistema de reglas ajenas a uno, un legado de límites que encarcelan corazones y mentes, un espacio que nos vuelve violentos porque en el fondo, ahí donde aún somos nosotros mismos, ese "alguien" que queremos destruir, busca desesperadamente escapar de nuestra aparente evolución, de nuestro deber.

"El querer" lee Romeo & Julieta y bebe gota a gota del veneno del miedo al que llama realidad para sostener su adulta imagen mientras sonríe a escondidas recordando esos instantes en los que se sintió verdaderamente vivo. "El querer" conoció tan bien los colores que quiere volver a ellos una y otra vez para que todo en su ser florezca, el gris aparece camuflado para recordarle que "el deber" es cosa de adultos y lo logra convencer.

El deber viste de marca y a la moda. Usa perfumes caros y vacaciona sólo para sacarse fotos que van a decorar alguna red social.  El querer viste cómodo y anda liviano porque está siempre listo para viajar aunque no tenga cámaras con las que pueda guardar retratos. 
El deber ríe bajo, critica fuerte y ama poco. 
El querer ríe alto, critica bajo y ama mucho.
El deber duele.  El querer muere.

El deber va poniendo ladrillo a ladrillo y te permite estar seguro, va levantando hilera por hilera y te fabrica un fuerte del que no sale nadie y al que no entra nadie, no lo cambia el viento, no se ensucia pero tampoco te permite ver demasiado y quizás algún día descubras que es difícil -pero no imposible- salir.

El querer deja que la naturaleza le muestre guaridas mientras camina, se pincha con algunas espinas, siente frío, calor, conoce el miedo que generan los riesgos pero sigue su camino porque está convencido de que lo verdaderamente bueno está por llegar.

El deber es responsable con lo políticamente correcto.
El querer te invita a honrar la vida.

El deber tiene hilos invisibles que encadenan tus pies, tus manos y también tu corazón.
El querer te desmorona como marioneta en una obra porque quiere que sepas que también está vivo aquello que no se ve.

Siempre me repito... quizás esto sea leído en el momento correcto por alguien que lo necesitaba.  Ojalá así sea, deseo que cuando leas esto, te sientas feliz de la vereda en la que decidís estar y si no estás del lado que le da sentido a tu vida, ojalá al menos estés a tiempo de cambiar.



domingo, 27 de noviembre de 2016

Cuba es mucho más que habanos y ron

Algo me hace creer que éste no es mi mejor año como persona librepensadora en el ejercicio de su derecho inherente.

Vacilé antes de escribir, no por falta de convicción en mis opiniones sino porque se que los pseudo revolucionarios que dan la vida por defender la libertad, ponen demasiado esmero en impedir que se propague aquella idea que ellos no comparten.

Voy al foco y al hueso.
Desde un all inclusive en La Habana supongo (no tuve el placer de conocer la isla) debe ser imposible no amar la Cuba esa en la que es más rentable ser mesero de un turista que ejercer hermosos títulos.

Con la muerte de Fidel se desata esa pasión desmedida que tenemos por los que mueren. Si tuvieron defectos, desaparecen al instante, por lo que no es ilógico que Fidel (que ya era visto como un héroe) sea ahora la carta magna de la revolución. Definitivamente no puedo negar que se presentó como un libertador -y de alguna forma lo fue- de una Cuba oprimida por el gobierno de Batista, pero lo que vino después me parece deprimente. Lo único divinamente innegable de aquella épica entrada a la isla es que quisieron despegarse de Estados Unidos y lo lograron, pero en esa búsqueda hubo violaciones a los derechos humanos y atropellos que ahora parecen no importar.

¿No importan? Suelo ser ilusa y confieso que pensaba que "el asunto de la libertad" no tenía tintes convenientes, pero parece que sí. Yo creo fervientemente que no debería tenerlos.

Vamos a un ejemplo tontamente ilustrativo: estoy en el colegio y tres compañeros me golpean, uno es morocho, otro pelirrojo y otro rubio, protesto cuando me pegan el morocho y el rubio pero como los pelirrojos me gustan, no me molesta tanto y no digo nada. ¿Así es la cuestión? ¿la agresión no es tal dependiendo de quién es el que la ejerce?

Estoy convencida de que desde otras partes del mundo, escuchan "Cuba" y solo ven el agua cálida y lo vistosas que pueden ser las ruinas de una ciudad en las fotos que se comparten para alardear con orgullo viajes culturales y de placer pero, con todo respeto, lamento el silencio eterno que define a quienes hoy se sienten compungidos con la muerte de un hombre que apareció vestido de héroe libertador para quitar las cadenas de Batista y para, también vestido de verde, poner las cadenas de él a un pueblo que vivió medio siglo dividido y en muchos casos, destruido.

La isla fue como Alcatraz para muchos, pero los balseros y balseras (SERES HUMANOS) no le importaron a gran parte del planeta, no fueron tapa de diarios porque en lugar de sus huídas en pos de buscar libertades que les fueron saqueadas en sus propias tierras, aparecían noticias de los berrinches políticos que nacían con intenciones que se diluían a medida que el poder se iba enquistando eternamente.

Sepan disculpar pero me genera pena ver que tuitean sandeces desde sus IPhones, que endiosan a un hombre que no supo moderar su odio anti imperialista haciendo pagar a inocentes.

¿No les importan los balseros? La respuesta es NO. Jamás vi a nadie publicar una noticia de la Cuba esa que expulsaba con dolor a familias enteras que, sabiendo que sus chances eran ínfimas, se arriesgaban a huir en balsas precarias, en medio de noches inmensas, de un país convertido en cárcel.

¿Qué saben de Cuba? Que fabrican habanos y que el ron es agua allí. Que la medicina es única en el mundo y que todos tienen un título, aunque la aplicación de los beneficios y grandezas nacionales a favor de sus propios habitantes haya sido una utopía. Pero... ¿qué le importa al turista mientras lo traten como un rey? ¿Qué le importa a un turista que va a Cuba para conocer la belleza geográfica que le mostró alguna película de Yanquilandia? Lo que no saben es que una propina fue siempre para ellos una oportunidad de vivir un poco mejor, que algunos sindicalistas argentinos (que a duras penas terminaron la primaria) fueron atendidos como dioses por meseros que viven en la máxima precariedad aunque tengan en sus paredes un diploma de ingeniero (por ejemplo).

Odiar a EEUU lo llevó a tenerlos a todos muditos, sumisos y ciegos, con toallas femeninas regaladas por el gobierno, con kioscos en los cuales sólo se venden cigarros, condones y cerveza, con una realidad de ensueño para turistas y con una realidad muy parecida a una pesadilla para los lugareños.

En fin. Periodistas muertos. Periodistas presos. Ciudadanos perseguidos. Ciudadanos muertos. Ciudadanos presos. Ciudadanos huyendo. Todo por pensar distinto.
No celebro la muerte de nadie, ni la de Hitler ni la de este hombre al que considero víctima de su propia historia, pero espero que se me permita plantar esta semilla de duda sobre qué entiende la humanidad por derechos humanos y por qué seguimos haciendo que algunos muertos valgan más o menos que otros.

En fin... asunto de cada uno. Me alegra ser un ser humano que no se siente mejor con ninguna muerte y que lamenta la hipocresía del mundo. Un mundo en el que dictadores y revolucionarios usan el mismo color, dato que no considero menor y que me parece que deja al descubierto que es ciego el que quiere. Principalmente me apena vivir en un país cómplice ante el dolor ajeno, un país ciego aún cuando la historia argentina sabe de Derechos Humanos pisoteados hasta el hartazgo.

Hace poco más de un año aparecía tendido en la arena el cuerpo de Aylan, un niño sirio víctima de esas huídas que ahogan el alma; conmocionó al mundo y todos nos sentimos tristes porque en su muerte se plasmaban muchas otras injusticias sociales y muchas "políticas" que matan de formas directas o indirectas por sostener guerras que tienen más que ver con medirse el virgo que con gobernar por el bien común. Aquella pequeña vida tendida en la arena era el capítulo más silencioso y ensordecedor del padecimiento de muchos sirios, fue una vida entre cientos que se cortan despiadadamente en la huída. Eso mismo vivieron los cubanos a los que un gobernante con ínfulas de dueño les impedía salir de Cuba, se arriesgaron miles y muchos quedaron a medio camino pero el mundo calló y me asombra que ni siquiera EEUU lo usó para deshumanizar la imagen de Fidel.

Dos o tres hombres, vestidos como militares, destituyendo militares, fumando habanos, sonriendo mientras levantan fusiles con las manos... una imagen con colores de un pasado que huele a atraso.

Hoy el mundo llora la muerte de un revolucionario al que su propio pueblo también supo llamar dictador. Hoy el mundo se deshace en halagos hacia Fidel en redes imperialistas, mediante medios imperialistas, desde cafés imperialistas, vestidos con marcas nacidas por allá... por el norte ese al que todos critican pero al que van. Hace rato que la revolución es una palabra que sirve para mantener el rebaño diciendo meee meeee meeee mientras por izquierda (o por derecha) sacrifican a los desobedientes en el nombre de la victoria.

Es simplemente una opinión, desde el cansancio del festejo de la violencia, desde la pena del desprecio por el otro, desde esa estúpida costumbre de seguir pintando de colores a los violentos que en nombre de la victoria atropellan la vida.

A continuación adjunto fotos de periodistas cubanos para graficar la parte que
no se ve de "La Cuba libre".



 Uno de los 9 balseros muertos kilómetros antes de llegar a La Florida.



Balseros muertos sin poder cumplir su sueño.

 Un anciano comiendo de la basura.

 En Cuba, la meca de la medicina, este hombre jamás tuvo silla de ruedas.

 Un teatro emblemático destruido y convertido en ruinas 
es estacionamiento de bici taxis.

Un hombre trabaja, otros miran y un turista en su auto 
es escoltado por cubanos.


Las fotos (a excepción de las dos primeras imágenes) y la carta que adjunto en este link, son propiedad de Yusnaby Pérez






Si después de ver esto creés que murió un héroe, tus valores humanos están bastante distorsionados.

Con respeto.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Nos taparon los extranjeros

Ante la evidencia, defiendo el título con todas mis fuerzas. Sí, nos taparon los extranjeros. Esta afirmación tiene otro punto interesante: nadie habla castellano, español o como quieran llamarlo. Nadie!!

Te preguntarás cómo lo se. Es simple. Esta comprobación nace de una situación corriente.

Viajar en un tren una mañana cualquiera te pone ante incómodas situaciones donde el costado humano, solidario, o simplemente el mandato puede verse vulnerado cuando pasás varias estaciones mirando con disimulo la barriga de una mujer que: podría estar embarazada, o no. Si le das el asiento, no está embarazada y te lo dice, es un momento tenso... o no te lo dice y toma el asiento feliz y saboreando la confusión, que sería lo mejor!

Darle el asiento a una mujer "mayor" es subjetivo. Está la que se enoja o deprime porque se siente vieja ante la vista ajena, está la que no parece tanto y le apoya el bolso en la cabeza al que está sentado cerca para que sienta el peso de su cansancio y está la señora que es mayor cuando sube al tren pero puede pasar 5 horas parada frente a un tragamonedas en el casino sin que le duela una sola articulación.  En fin... polémico y subjetivo.

Lo que no da lugar a dudas en cuando un cuerpo femenino o masculino sube a un vagón con una masa pequeña adherida a su cuerpo. Es cierto, al principio no es más que una masa pero de repente se mueve, tiene brazos y piernas y respira. Definitivamente es un ser humano chiquito, tan chiquito que no camina.

Sube una especie igual a nosotros con una cría apoyada en su pecho, nadie parece verlo con claridad. Le esquivan la mirada y se vuelven adictos a las ventanas o a las patillas o aritos de quien tienen sentado/a al lado. Ante la insistente indiferencia,  tomo aire porque el vagón tiene su ruido natural y esa gente anda muy concentrada en sus charlas, sus tecnologías y sus ombligos y necesito hablar fuerte. Sólo son 5 las personas paradas, entre ellas la señora con su hijo y yo... pienso que es imposible que no se escuche mi anuncio. Digo: -Buen día!  Y logro que me miren. Entonces les relato la situación: -hay una señora con un bebé, ¿alguien podría cederle el asiento, por favor?
Me miraron con intermitencia más de 15 segundos (que son una eternidad) y nadie se levantó.  Ni los que estaban en asientos para personas con "movilidad reducida" (nada reduce más la movilidad que llevar a otra persona en brazos) ni los otros. Repetí el pedido y allá al fondo vi la mano de un señor mayor que se levantaba y agitaba para ceder su asiento. Me arriesgaría a decir que era el mayor en el vagón. Por fin alguien que entiende mi idioma, pensé.

Así fue como me di cuenta de que nos taparon los extranjeros!  Y no son ni de Perú, ni de Colombia,  ni de Uruguay, ni de Cuba, ni de España. Estos no hablan nuestra lengua. Comprobado!

Esta ironía esconde mucha indignación y pena... pero para sanar la decepción, recuerdo a mi sobrino desde sus 8 años obrando distinto; dando su asiento a señoras con niños, a discapacitados o a abuelitos sin que yo le sugiriera nada y vuelvo a creer que hoy sólo estuve frente a un vagón de pseudo seres humanos obrando como obran los que se creen que ser mejor o peor persona tiene que ver con el origen de alguien y no con su proceder!

Plantemos hoy un poco de amor y humanidad aunque la vida no nos otorgue la posibilidad de disfrutar sus frutos!

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Eterno

"No somos más que una gota de luz, una estrella fugaz, una chispa tan solo en la edad del cielo"... suena la voz de Drexler y yo espero esa parte que dice "deja que el beso dure, deja que el tiempo cure".

Fueron tantos días alimentando una sed de fe que se suicidaba ante el primer descuido,
fueron tantos minutos, amigo mío. 

Alguien decía por ahí: "¿viste que te abraza fuerte, como los osos?" y se me viene al cuerpo esa sensación hermosa de verte y esperar tu abrazo gigante y tu sonrisa siempre enorme como este universo que hoy se vuelve tan inmenso y vacío.

Se que pasará, como pasa la misma vida.
Se que te voy a encontrar en muchas cosas.
Se que bastará cantar para ponerte cerca de mi corazón, porque fue la música la que nos dejó en el mismo camino.
Se que te voy a encontrar en los acordes de las canciones que te gustaban, se que cuando suene "Desconfío de la vida" volverás a mi cabeza y a mi corazón con ese pañuelo y toda esa juventud, y volverán tus ojos a mirarme para darme confianza, veré una y otra vez ese gesto que me decía: "ahora" o esa sonrisa que me indicaba que todo había salido bien.

No me voy a engañar. Es pronto. Demasiado.
No encuentro todavía a quién reclamarle el puto libro de quejas de la vida para decirles que no era el momento, que tenías demasiado que hacer, que estabas dejando una huella que alguien muy pequeño fue dibujando tras tus pasos durante 5 años pero le faltaba mucho más por aprender; que había gente muy orgullosa de vos que necesitaba tiempo para poder repetir una y otra vez "Nico es mi esposo, mi hijo, mi hermano, mi nieto, mi jefe, mi compañero" o como yo, "Dejalo un tiempo más, Nico es mi amigo".

Se que te voy a encontrar, querido amigo.  Porque si es cierto que hay un cielo, vos estás ahí.  En el lugar de los honestos, de los que son buena madera, de los perseverantes, de los compañeros, de los que vinieron al mundo para hacerle el camino mucho más liviano al resto.

Estoy desarmada... no sabré mirar a tus padres, no sabré cómo mirar a Mechy, no sabré mirar a tu hijo y no se si alguna vez pueda subirme a un escenario con la espalda tan descubierta sin tu presencia.

Yo te estoy abrazando fuerte y sigo siendo así de pequeña entre tus brazos y seguiré esperando que esto pase y que esta herida sane, que el tiempo cure.

Para vos siempre fui Lu y vos para mi vas a ser siempre la forma que encontró la vida de hacerme conocer el valioso regalo de la amistad.

Ahora todo está en calma... vos sos de esos fueguitos que hablaba Galeano y esa luz chispeante que celebra tu nombre en cada persona que te conoció va a estar viva siempre para saber que, aunque haya sido poco el tiempo, siempre hiciste que cada segundo valiera la pena.

Se que todo te lo dije y esa es mi paz.  
Gracias por tocar mi vida.  
Espero volver a encontrarte.

Hasta luego, querido amigo.

viernes, 28 de octubre de 2016

Indeleble

Siempre estará vivo el recuerdo.
Vendrá a susurrar ese nombre que te pasea
entre el olvido y el amor,
sacudirá alguna lágrima escondida
entre las hojas de un otoño cualquiera
y te abrazará como el viento bravo que
se adueña del mar.


Siempre estará vivo el recuerdo.
Te visitará en la mirada piadosa de
un animal silvestre,
te llenará de calor el cuerpo cuando
un café te traiga su melancolía y
te robará una sonrisa cuando la ternura
de un niño te arranque de la rutina.


Siempre estará vivo el recuerdo.
Viajará contigo y no le importará
qué tan lejos vayas,
te besará por las noches,
te llenará de luz cada mañana.
Tejerá tus sueños, te enredará dulcemente
y cuando algo no funcione,
logrará calmarte entre sus brazos
que te parecerán espadas.


Siempre estará vivo el recuerdo aunque
ni siquiera hayas podido alcanzarlo,
aunque su boca no diga tu nombre,
aunque sus ojos jamás te hayan mirado.


Siempre estará vivo el recuerdo
y te arrastrará a lo que fuiste
y te pondrá de rodillas mil veces
cuando quieras olvidarlo;
beberá tus lágrimas y cuando te gane la noche
dirán en secreto, su nombre, tus labios.


Siempre estará vivo el recuerdo y
no te odiará por querer matarlo,
él sabe acompañar en silencio y
sabe provocar espanto.


Vendrá el recuerdo.
Caminará por tu ceño cuando una duda 
te invada sin respuesta por lo que
pudo haber sido si lo hubieras intentado.


Siempre estará vivo el recuerdo de
lo que no quisiste llamar realidad
y te visitará en algún momento para que
llueva en tu corazón cada lágrima que tus mentiras,
vestidas de decisiones, han logrado generar.


Siempre estará vivo el recuerdo,
aunque no conozca de rencores,
aunque nada malo te desee,
aunque tu existencia le haya robado
la ilusión de los milagros.


Estará vivo el recuerdo y se acercará cuando 
el camino te regale soledad;
te abrigará como lo hacía con cada beso de bienvenida
y con cada ahogo que tu adiós sonriente,
en esa irrealidad, le ha sabido regalar.


Siempre estará vivo el recuerdo,
vivirá hasta el día en que la vida te deje en una vieja estación
y tus ojos te enseñen que ya no haya nadie a quien puedas esperar.

jueves, 27 de octubre de 2016

Ingobernables

Ingobernable el corazón,
capaz de latir sin que 
podamos controlarlo,
capaz de acelerarse para 
mostrarnos que algo nos asusta
o nos alerta, o nos conmueve, 
o nos hace sentir distintos.
Ingobernable la mente,
que trabaja sin que lo pidamos, 
que diagrama salidas o 
nos bloquea el paso,
que sigue su ruta sin que 
podamos notarlo,
que dibuja esquemas, 
que nos puede hacer parecer 
inteligentes y estúpidos,
que nos ahoga cuando creemos 
que estamos flotando.
Ingobernables las manos,
que hacen, que mueven, que acarician, 
que frenan, que avanzan,
que secan lágrimas y dibujan sonrisas.
Ingobernables los que van 
por los caminos que quieren 
sin importar más nada.

Al menos, así lo siento yo.

Guada.



domingo, 23 de octubre de 2016

Una enfermedad terminal

En 15 días sucedieron muchas cosas en la vida de todos, principalmente en la vida de esta joven nación que tiene demasiadas distracciones que le impiden enfocarse en lo elemental y para mi (porque este es mi blog y no un "medio hegemónico formador de opiniones") nuestro problema es esa incapacidad de llamar a las cosas por su nombre y seguir avalando el desastre con la hipocresía propia de los poderosos.

Ahí vamos, defendiendo lo que es cool y creyendo que salvamos al mundo poniendo una foto de perfil o saliendo a romper todo. Por eso para apoyar causas como #NiUnaMenos algunos suben fotos de mujeres armadas creyendo que es ese el mensaje que puede detener esto.  

Esas expresiones son el camino más fácil. 
¿el otro? El otro es darle al sistema del que renegamos su propia medicina, llenando el congreso de gente que haga lo que queremos y que trabaje en pos del bien común. Quizás para eso deberíamos exigir que diputados, senadores, concejales y demases cobren un sueldo mínimo, ahí veríamos qué pocos son los verdaderamente apasionados políticos que trabajan por y para el pueblo. Sobrarían bancas.

El problema crónico de la humanidad no es otro más que la violencia y en la Argentina hay un agravante terminal: la falta de justicia que es otra forma y quizás,  la peor forma de violencia. La incapacidad de respetar al otro y de defender su libertad mientras el ejercicio de ésta no afecte la libertad ajena. La impunidad con la que se usa a la masa desesperada de impotencia para regodearse de haber logrado adhesión para fines viles es asombrosa.

Por ahí leía el tuit de alguien que contaba su experiencia y su sentimiento cuando su hija de 5 años llegó del jardín y le contó que en su aula habían hablado sobre #NiUnaMenos.  Cuando su papá le preguntó a su nena de qué se trataba, ella le respondió "es para que los varones no nos maten".  Me pregunto si quien lee esto puede coincidir conmigo en que quizás un mensaje tan delicado no ha sido dado correctamente.  Esa niña volvió a su casa y apuesto todo a que su mirada hacia los varones no va a ser la misma nunca más. Eso, de alguna forma, es criminalizar un género y corromper la mente de una pequeña que ya no tendrá libertad de observar a los otros seres con inocencia sino con un dejo de perturbación (quizás aplicando el criterio con su propio padre y sus hermanos hombres). Para evitar la violencia, en tiempos tan compulsivos,  terminamos siendo violentos y no me parece un detalle menor. 

Pero... ¿qué podemos entender por violencia?
Porque un evento parecería justificar otros y así vamos en escalada sin saber cuándo ni cómo va a terminar.

Violencia es mentir y muchos que se llenan la boca poniéndose sacos que les quedan muy grandes, limpian sus culpas así,  figurando. A los seres humanos se les falta el respeto con la deslealtad, con el engaño,  con el degradante mote de... (edad, hormonas, histeria y tantas otras estupideces retrógradas). 

Yo he visto a personas levantar banderas cibernéticas en defensa de la mujer olvidando que patalearon por puestos de trabajo y que les importó poco la igualdad cuando bajaron a sus compañeras a puestos y en horarios de cuarta. Así que calculo que a esta altura, el asunto pasa a ser cuestión de un@ mismo con su almohada, esa es la única que conoce la verdad entre lo que se dice y lo que se hace.

Violencia es mentir.
Violencia es el hambre. 
Violencia es usar a los hijos como trofeo de guerra.  
Violencia es llevar una vida paralela. 
Violencia es tomar lo que no te corresponde. Violencia es ser oportunista. 
Violencia es sacar tajada. 
Violencia es subir pisoteando al de al lado. Violencia es lastimar con palabras a los que te quieren. 
Violencia es ir a denunciar ante una autoridad y que no te tomen seriamente.  
Violencia es descalificar los gustos ajenos. 
Violencia es reírse de condiciones físicas. 
Violencia es mentir hipócritamente. 
Violencia es no creerle al que pide ayuda. 
Violencia es el "no te metas". 
Violencia es no decir lo que se piensa por miedo. 
Violencia es preferir aplausos a costa de cualquier cosa.  
Violencia es que la conveniencia te autorice a dañar a otros. 
Violencia es que tu país no te  de oportunidades. 
Violencia es que la policía abuse de su autoridad.  
Violencia es que tu voluntad tenga precio.
Violencia es que una maestra le diga "tonto" a su alumno. 
Violencia es que un médico no te crea. 
Violencia es que te quedes con alguien por su dinero. 
Violencia es que escuchar determinada música te convierta en delincuente y que escuchar otra te convierta en cheto. 
Violencia es que los viejos sean olvidados por el estado, por sus hijos, por sus nietos. 
Violencia es que creas que porque trajiste un hijo al mundo esa vida te pertenece.  
Violencia es que alguien que mata salga libre en menos de lo que un estudiante se recibe de abogado, médico, arquitecto. 
Violencia es que la emoción violenta lo justifique todo. 
Violencia es que un tipo que dejó decenas de familias sin sueldo pague en dólares para matar animales en África y nadie lo traiga,  le vacíe los bolsillos y lo obligue a devolverla. 
Violencia es tener a todos nuestros presidentes procesados por diversas causas y libres como si nada.   
Violencia es que un tipo se levante a las  5 de la mañana y vuelva a las 22 a su casa y no pueda llegar a fin de mes y que haya otros que en dos horas levanten plata para mantener a tres familias. 
Violencia es que un viejo tenga que hacer 10 trámites para que le autoricen un estudio médico.
Violencia es un aula con panzas vacías.  
Violencia es que te hablen de pobres desde posiciones cómodas y lujosas. 
Violencia es conformarse diciendo "roban pero hacen". 
Violencia es naturalizar la ira. 
Violencia es seguir buscando la culpa en la víctima. 
Violencia es que los moralistas tengan empleados en negro.
Violencia es prenderte en causas "humanas" y reírte de los humildes.
Violencia es el amiguismo.
Violencia es la hipocresía. 
Violencia es ir por la vida mirando con asco a los "invisibles" que duermen en "el hotel de mil estrellas" como dijo Andrelo. 
Violencia fue y es el "algo habrá hecho". 
Violencia es pagar con la misma moneda. 
Violencia es que la casa cuna esté llena de niños soñando con un hogar y que haya parejas que mueran con una habitación vacía, cansados de esperar.

Violencia es la injusticia porque cuando ésta impera, nadie está a salvo y se instala la triste idea de que nada se puede resolver de otra forma.

Los que mataron a Diego Peralta, a María Soledad Morales,  a Natalia Gallo, a Cabezas, a  Ángeles, a Norita, a Lucía,  a Candela, a Lorenzo, a los nombres que -por tantos- ya ni nos quedan grabados, tienen la "extrema suerte" de haber nacido en un país en el cual la máxima pena por robarse una vida sea de 25 AÑOS. 

Sí,  25 años, siempre y cuando no salgan antes por buen comportamiento. Se que estás pensando "y claro... adentro, después de asesinar, qué importa el buen comportamiento,  no?". Es lo que hay.

Vivimos en una sociedad violenta que necesita casos impensadamente aberrantes para abrir los ojos y moverse un poco. 

12 años atrás, la Plaza de Mayo se llenaba de velas en una noche absolutamente oscura para apoyar a la familia de #AxelBlumberg que había sido secuestrado y luego ejecutado por sus captores. Esa noche ningún estúpido funcionario de turno se prendió a robar protagonismo, no hubo banderas políticas,  no existían las redes sociales como existen hoy. El silencio y el luto habían vestido de reclamo a la ciudad que parecía reunir a toda una nación que tenía miedo ante una "nueva y temeraria modalidad".

Estamos presos. No estamos entendiendo que la violencia nos gobierna y ella no distingue género.

En dos semanas murieron (basado en los casos que llegan a los medios) 19 personas:
3 mujeres de una misma familia (y hay una beba que pelea por su vida).
1 mujer fue asesinada por su vecino "porque cantaba"
1 adolescente luego de ser violada, drogada y empalada.
1 beba de 11 meses luego de haber sido violada y golpeada por sus padres.
13 hombres en riñas y otros episodios.

No nos escuchamos... somos un país que mide las tragedias por número. Sin estadísticas, acá parece que no pasa nada. Las muertes, si no son aberrantes, no nos importan, no nos generan ni dolor ni pena ni siquiera nos invitan al más básico análisis. 

El problema no es el género.  El problema tiene nombre y cuando dejemos de maquillarlo, quizas podamos mejorar. 

Violencia.

Violencia es mentir. 
Violencia es callar. 
Violencia es no ver que si seguimos apuntando con el dedo al que es peor que nosotros, iremos en picada.

A continuación adjunto noticias sobre los crímenes sucedidos durante los últimos 15 dias. Desde ya dudo que esto represente el 50% de los casos existentes.

No nos acostumbremos. 


TRIPLE FEMICIDIO EN MENDOZA, UNA BEBA ESTÁ GRAVE, UN NIÑO DE 10 AÑOS VIO TODO Y DENUNCIÓ 23-10
http://www.lanacion.com.ar/1949732-conmocion-en-mendoza-un-hombre-mato-a-su-pareja-su-cunada-su-suegra-y-dejo-grave-a-un-bebe

ASESINARON A UN HOMBRE EN LAS LOMAS, SANTA FE. Hoy 23-10
http://www.unosantafe.com.ar/asesinaron-un-hombre-barrio-las-lomas-n1268552.html

CRIMEN EN NEUQUÉN: MUERE UN HOMBRE EN UNA PELEA CALLEJERA 23-10
http://www.lmneuquen.com/asesinaron-punaladas-un-hombre-una-pelea-callejera-n530320

ASESINARON A UN JOVEN REPARTIDOR EN ROSARIO 22-10
https://www.rosario3.com/noticias/Asesinaron-a-un-repartidor-en-zona-sur-20161023-0018.html

ASESINARON A UN HOMBRE EN SANTA FE 22-10
http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2016/10/22/sucesos/SUCE-01.html

ASESINARON A UN JOVEN EN CHACO 22-10
http://www.diarionorte.com/article/144013/asesinato-en-el-vista-linda-intensa-busqueda-del-portenito-su-complice-y-su-mujer-fueron-detenidos

MUJER ASESINA A CUCHILLADAS A SU PAREJA EN MORENO BS. AS. 22-10
http://www.tiempodesanjuan.com/elpais/2016/10/23/mujer-asesino-punaladas-marido-golpeador-152644.html

ASESINARON A UN POLICÍA FEDERAL EN LA PLATA 21-10

MACABRO CRIMEN EN SALVADO MAZZA 21-10
http://www.eltribuno.info/cuatro-detenidos-un-macabro-crimen-profesor-salvador-mazza-n777643

DOBLE CRIMEN EN ISIDRO CASANOVA 20-10
http://tn.com.ar/policiales/doble-crimen-en-isidro-casanova-esto-fue-una-ejecucion_747627

MATARON A UN ANCIANO EN UN ASILO 18-10
http://www.clarin.com/sociedad/discusion-control-termino-anciano-geriatrico_0_1672032910.html

MATARON A UN CHICO DE 15 AÑOS EN QUILMES 18-10
http://www.lmneuquen.com/lo-confundieron-su-hermano-y-lo-asesinaron-n529831

UN HOMBRE MURIÓ TRAS SE APUÑALADO POR SU VECINA 17-10
http://sitio.diarioplus.com.ar/su-vecina-lo-apunalo-tras-una-discusion/

IMAGENES DE LOS DETENIDOS POR LA VIOLACIÓN Y CRIMEN DE LUCÍA PÉREZ COMETIDO EL 8-10
http://tn.com.ar/policiales/mar-del-plata-asi-estan-hoy-los-dos-acusados-por-el-crimen-de-lucia_747552

PAREJA DETENIDA DESPUES DE VIOLAR Y MATAR A SU HIJA, A UNA BEBA DE 11 MESES 10-10
http://www.elciudadanoweb.com/detuvieron-a-una-pareja-por-el-asesinato-y-abuso-de-su-hija-de-11-meses


Foto: 2004, convocatoria luego de la aparición del cuerpo de Axel Blumberg en un descampado de Moreno. Axel y Diego Peralta fueron los casos emblemáticos de secuestros seguidos de muerte que conmocionaron a la sociedad argentina. 

jueves, 20 de octubre de 2016

No crezcas

No crezcas! Por favor!
Quedate así, sonriente, yo te cuido.

No crezcas. No te enteres de la miseria emocional que está afuera esperando convertirte en lo mismo.

No crezcas porque es una mentira.
Quedate así,  pequeño,  porque tan pequeña como uno de tus dientes, es tu violencia. 

Quedate así porque te bastan esos pies para conquistar una casa, para revolucionar el tiempo y para plantar bandera en un corazón.

No crezcas porque es mejor tu piel sin tristezas, tus ojos sin más lágrimas que las que nacen cuando no te puedo llevar conmigo.

No crezcas porque cuando naciste te llamé "soldadito de la paz" pero me temo que no lo lograremos y eso me llena de culpa y dolor. 

No crezcas porque no te quiero ciego e indiferente al dolor ajeno, egoísta y fanático de todo,  menos de la verdad esa que habita bien adentro del corazón.

No crezcas porque no quiero que tu sonrisa inconsciente conozca la ira y se desmorone como lo hace un castillo de arena cuando la marea lo tapa.

No crezcas. Dejame abrazarte como si fueras mío, como si yo pudiera purgar tus sueños para que no conozcas jamás lo que es una pesadilla.

No crezcas, no. Quiero para siempre tus sonrisas absolutas escondiendo entre tus tiernas mejillas esos enormes ojos que, en tu máxima seriedad, se hacen dueños de tu cara.

No crezcas... abrazame con tu pequeña gran fuerza y gritame con toda tu libertad.

No crezcas porque sos lo único salvaje que da alas a cada despertar.

No crezcas. Dejame ser egoísta.  Quiero seguir encontrando monedas entre las teclas del piano, quiero sonreír cuando descubro piezas del dominó escondidas por todos lados.

Dejame ser egoísta, hagamos un pacto. 

Quiero seguir doblando mis rodillas para recibirte y fundirnos en un abrazo. Quiero un destornillador en la maceta y mil sahumerios quebrados.

No crezcas... no descubras el mundo.
Te quiero libre siempre, te quiero intuitivo, te quiero sin violencia desde tu pelo hasta donde terminan tus zapatos.

No crezcas, por favor... no lo hagas porque el mundo se va a perder sin la inocencia de tus pasos.



Escrito a uno de los amores de mi existencia... a ese impune brote de vida que me convence de que el amor es y será siempre el único camino.

domingo, 16 de octubre de 2016

¡A la hoguera!

¡Cuánto revuelo por una opinión!
¡Cuántas respuestas sistemáticas!
¡Cuánta representación!

Me cuestionaron que no hablara de la marcha, expliqué que era una elección y que no mezclé ambas cosas porque creía que no iba a ser clara mi crítica.

Me cuestionaron la forma y ahí sí podría asumir la responsabilidad de la aspereza con la que escribí, pero... es mi naturaleza.  Cuando escribí "La triste costumbre" hablando de la violencia y criticando el sistema, no se viralizó pero aún así fui "dura" dentro del marco poético -si se quiere- de mi escritura.

De todas formas, ese título que parece haber herido profundamente a las más duras defensoras de los desmanes, es precisamente una crítica al sistema rosa que imperaba en los 80s cuando todo venía en ese formato "pequeña fábula ilustrada" "pequeño Larousse ilustrado" en fin, una chicaneada para llamar a las rebeldes (va con B larga, lo aclaro para sumar un dato a las que se autodenominaron así pero con V mientras respondían con vehemencia mi post).

Podría explicar "putos traumas" como "puta calle" pero a esta altura veo que el que entendió, entendió y el que no, no lo hará.

Podría explicar el "Nadie te dice..." pero ya lo intenté con otro escrito y termina perdiendo seriedad la cosa.

Me preguntaron ¿por qué te molestan las tetas más que las muertes? y a esos sí les tengo una respuesta.  A mi no me molestan más, corazones!!!!  Tengo dos! A mi me molesta que me cuestionen sin haber leído mis posteos anteriores en los que hablo de las víctimas y lo hago con nombre y apellido porque eran personas, no "causas"; eso primero. Pero bueno... en la tele se dicen cosas sin chequear datos, no voy a pretender que una masa enardecida se ponga a investigar en contra de qué está una "bloguera" (término que me dicen por primera vez en mi vida porque no me considero así) antes de salir a matarla y pedir que la violen y maten por criticar a un grupito de violentas.  Me molestan las muertes!  Cuando escribí "Y tu cabeza está llena de ratas" nombré a mujeres y las edades que tendrían hoy porque ¡sí me importa lo que pasa! Así que todos esos banners y mensajes diciendo "te molestan torsos desnudos y no te molestan las muertes" tienen respuesta con fecha y hora mucho más antigua que el post que tanto lastimó.

Una pintada decía "Está desaparecida, está prostituida" y esa era la foto perfecta de lo que pensé que buscaban.  Era una frase corta, tenaz, lo decía todo y creo que quien la leyó pensó en Marita Verón, en María Cash y en tantas otras que desaparecieron y terminaron muertas.

Pero vi cómo termina cada marcha feminista y no pude evitar sentir vergüenza una y otra vez... y cuando leí BASTA DE PARIR, MUERTE AL MACHO pensé en Julio López que era macho, en Matías Berardi, en el viejo de María Cash que murió buscando a su hija. Cuando leí EL MIEDO VA A CAMBIAR DE BANDO me dieron pena esas mujeres que fueron a buscar libertades y terminaron siendo parte de un evento que opacó cualquier otro esfuerzo por mostrar que se quiere igualdad o "destruir el género" como dijo alguien en uno de sus comentarios. Cuando vi SOMOS MALAS, PODEMOS SER PEORES entendí que están buscando ser lo que critican y empecé a sentir asco. Un cuerpo pedía libertad y una pared decía "Un macho muerto, un femicidio menos".

Si querían igualdad, la lograron.

De atrás se ven iguales. Con la cara tapada, se ven iguales.  Escupiendo, se ven iguales. Están igualando como entienden ustedes la igualdad.  ¿Quieren dar miedo? lo dieron!

De todo esto aprendí algo... volvieron a aparecer mujeres muertas a las horas de mi post y a las horas de la marcha, así que las pintadas, el bardo, la gracia, la lucha, los talleres no hicieron efecto porque consiguieron tapar las bondades del encuentro.

De todo esto aprendí que las mujeres que aparecen muertas fueron víctimas, no de mujeres (o como quieran llamarme ustedes tan poéticamente) como yo, sino de mentes como las de cada "MALA O PEOR QUE ESO" que me amenazó diciendo "Vas a aparecer violada y empalada porque es lo que merecés".

¿Ven que lo entendí perfectamente?
Cuando dije "sos lo que criticás" no me equivoqué.

No buscan libertad ni igualdad sino someter a un nuevo régimen.

Las respuestas no me dejaron nada, no me aportaron más que discursos repetidos "queremos terminar con la opresión y el patriarcado" y no la terminaron!  Hicieron que nos vieran como locas, histéricas pero menos agudas para hablar y no pararon nada.

Me escribían encendidas "apareció una chica de 16 años que murió por cómo la violaron" pero ninguna y ninguno supo poner su nombre y eso no es casual. LUCÍA.  No te lo olvides!  LUCÍA.

Así que, pequeña feminista ilustrada... no te ofendas, te dejo abajo unas fotos para que te sigas sonriendo y pensando infantilmente (que me perdonen los niños) "Uh loco... les rompimos todo, les pintamos todo y no nos pueden parar", si me permitís una idea para la próxima marcha a la que no voy a ir porque el espectáculo del cierre no me hace sentir representada, en lugar de poner frases criminales en contra de los machos, empapelen la ciudad con caras y nombres para que no haya OLVIDO NI PERDÓN.

PD: a las ofendidas por la etiqueta "Feminazi" va una fotito para que no me atribuyan el término a mi, me gusta respetar a los autores. 

PD2: mezclaron todo... buscaban eso.  Yo, sin querer, les demostré que sin mostrar las tetas se puede armar revuelo!



Hasta diciembre de 2015 en Argentina había 6200 personas desaparecidas: 3300 mujeres, 2900 hombres. 
En nuestro país se producen 28 violaciones por día. 
El 60 % de los criminales liberados, reincidieron.






sábado, 15 de octubre de 2016

Mundial

Preguntó: ¿Dónde estás?
Respondí: En África.
Él dijo: ¿Te gustaría?
Contesté: Me gusta viajar y aprender... así que los destinos son siempre correctos.

Así empezaba a bocetear esta idea que es probable que termine con mis pies pidiendo permiso en otras tierras.

Es que en estos tiempos en los que viajar es un poco moda, un poco imagen, un poco escape, puede que terminemos perdiéndole cariño al primitivo encuentro del ser consigo mismo.

Viajar no tiene que ver con acumular millas compulsivamente sino con la posibilidad de saborear cada milímetro de espacio con el atropello de un cachorro que busca alimento, con la pasión de Frida amando a Diego y sus calas, con la exagerada mirada de Botero, con el amor que brota de la voz de Chavela. De vez en cuando hay que dejar que se ahoguen los ojos ante alguna maravilla... un niño jugando en el campo, una mujer creando un telar, una guitarra pariendo una melodía ante un grupo de turistas que sin saberlo, pronto la van a olvidar.  Viajar te llena los ojos, la cabeza y el alma. Escuchar voces, tonadas, guardar olores y llenar la retina de cosas que esconde el alba.

Viajar es permitirse un encuentro con algo de nosotros que se queda perdido entre los libros de la facu, entre los asfaltos de la ciudad, entre los encuentros de amigos que nos regalan oxígeno de vez en cuando.

Viajar es permitir que los relojes de Dalí se nos derritan entre las manos, es dejar que Gardel nos enseñe a bailar aunque no sepamos nada de tango. Es abrir la cabeza y estar siempre de visita, y quien está de visita aprende la lección y saborea la escapada.

La vida es un viaje y será asunto de cada uno elegir la estación en la que sea mejor bajarnos.

Yo no estoy en África pero decirlo me llevó a viajar un rato para darle sentido a esa frase que dice "la imaginación permite abrir alas grandes como el cielo en una cárcel del tamaño de un puño".

Viajar es tomarse la vida a fondo blanco. No importa si sea Grecia, Carlos Keen o un parque público que nos queda un poquito alejado.

A veces en la vida,  5 minutos o 10 años son simplemente "un rato".

miércoles, 12 de octubre de 2016

El día después


Los que me conocen saben que escribo con frecuencia sobre situaciones de la vida. Que me dolió Candela Rodriguez, también Ángeles Rawson, Melina, Néstor, Luz Milagro, que escribo cuando un borracho al volante pretende ser tratado con humanidad, la misma que robó a sus víctimas con su falta de criterio y su irresponsabilidad. Los que me conocen saben que soy más severa conmigo de lo que soy con el resto y que soy humana ante todo.

La verdad es que escribí un post en mi blog pedorro en el que voy desde un amor imposible a Messi pasando por los Panama Papers y las joyas de Cristina. El post no lleva en el título el nombre de la marcha de Rosario porque no hablo de ella y quise respetarla de mi crítica que no es más que la opinión de una mujer cualquiera.

El post comienza con un "nadie te dice..." y celebro que sean más los que la entendieron que los que no, pero para aliviar susceptibilidades (que no quise lastimar a menos que quien lea esto se divierta incendiando, rompiendo todo a su paso) explico, con pena de tener que hacerlo, que mi publicación intentó ser una invitación a dejar de ver en el "otro" al responsable de lo que yo decido o dejo de decidir por mi sensibilidad a la visión ajena.

Me han tratado de y me han preguntado muchas veces si era "torta" por estar siempre sola, me han dicho "marimacho", me han dicho también gorda y cuando no estuve de acuerdo me trataron de "pendeja". Me dijeron que se me iba a pasar el tren, que ya estoy grande para boludear con la música, que mi opinión no vale porque soy del conurbano y muchas cosas más.

Un poco en chiste, un poco seriamente, todas las opiniones me dolieron un poco o me provocaron "mirarme" y alguna vez, hasta cuestionarme. Pero fueron dos segundos! Porque me educaron con esta frase en la cabeza "Nunca hagas nada que no quieras hacer".

Por eso, cuando a los 17 años me trató de lesbiana un compañero (hoy amigo), me puse triste y pensé ¿cómo convencerlo de que no lo soy? la salida era simple, podía salir y chapar con cualquier pibe en un boliche y eso le alcanzaría... LISTO! ya estaba la solución! Pero 2 segundos después dije "¿por qué le tengo que demostrar al resto algo?" "¿quién me obliga?" Nadie. Y no me olvidé más de eso.

Desde ese momento, me abracé a la idea de mi crianza "NUNCA HAGAS NADA QUE NO QUIERAS HACER" y empecé a sonreír cuando me decían "vos qué sabés, pendeja?" o cuando llegaba a una entrevista de trabajo y aparecía una chica super linda, alta y delgada y mi cerebro me boicoteaba con un "la van a contratar a ella porque es re linda" y para mi sorpresa mi teléfono sonaba a las dos horas para decirme "empezás el lunes". Cuando un flaco se animó a agarrarme del cuello le demostré sin violencia que yo no era inferior, que yo lo respetaba y que merecía lo mismo porque me importa poco qué tiene cada uno entre las piernas. Cuando un médico se creyó que porque yo era recepcionista él podía tratarme como una esclava y acosarme, fui y le hablé muy claramente y no me molestó más.

En muchos de los comentarios en respuesta a lo que escribí, recibí la aprobación de quienes supieron entender mi observación y mi opinión y muchos de los detractores intentaron aportar su visión sin la necesidad de descalificarme... otros, por supuesto, no encontraron manera de desacreditar mi opinión sin atacar mi persona, mi cuerpo, mi lugar de procedencia o mi falta de libro. Saben algo? No me importan las agresiones porque cuando escribo lo hago con el corazón. Jamás pensé que iba a agradarle a todo el mundo, por supuesto y sí creí que muchos no lo iban a entender y no me equivoqué.

Yo fui "boluda" por dar clases particulares cobrando $1 la hora a los nenes del barrio y por darle clases gratis a otros y me importó nada la opinión ajena.

Yo fui frígida por dar mi primer beso a los 21 años y me importó nada la opinión ajena.

Yo fui tonta por no codearme con gente conveniente y me importó nada la opinión ajena.

Yo fui aburrida por no haberme emborrachado nunca y me sigue importando nada la opinión ajena.

Yo fui marimacho por usar camiseta de fútbol, por levantar ladrillos, por arreglar desde un inodoro hasta una bicicleta y me importa nada la opinión ajena.

Yo fui floja cuando lloré con una película.

Yo fui una calentona cuando dije que me casaría con un cantante.

Yo fui una idiota cuando me fui de un trabajo sin hacer quilombo.

Yo fui poco viva cuando devolví un vuelto de más.

Yo fui "de manual" cuando dije que quería casarme y años atrás fui loca por no casarme.

Si alguien lee esto y cree que no sufrí ni sufro cuestionamientos, está equivocado, pero no me puede afectar.

Voy a seguir pensando que la violencia no es un lenguaje válido.

El patriarcado, el sistema, la dominación, el sometimiento, la opresión son sistemas que no podemos extirpar de la sociedad desde la barbarie. Por ahí un jovencito decía "si no es así, no se logra nada" y hoy apareció una chica descuartizada. Evidentemente, estas formas propuestas o impuestas, tampoco impidieron esta muerte.

Con todo respeto, pienso que hay dos o tres cerebros de fondo fomentando esto y mirándolas accionar el plan como un científico mira a una ratita después de inyectarle "su ciencia".

Si alguien no lo había entendido, esto intenta hacerlo.

A vos, piba, pibe... no dejes que nadie modifique tu naturaleza, desarrollá tu sentido crítico y no te conviertas en carne de cañón de ideas ajenas. No uses nunca a los débiles para justificar tu causa, si vas a hablar de ellos, que sea cara a cara en un comedor, si vas a defender sus libertades que sea sembrando posibilidades. Si querés saber lo que es la igualdad, practicala para mejorar la vida de los de abajo y no arruinando la existencia de los de arriba, se gasta mucha energía en lo segundo y lo primero nos necesita enteros.

Tengo una prima trans, tengo amigos y amigas gays, he sufrido violencia y acoso en primera persona, conozco mujeres que abortaron en la clandestinidad, no creo que nada de esto los represente. Si se me permite, les recomiendo estudiar la vida de Gandhi. Un nacido en la India mientras ésta era colonia británica, fue a Gran Bretaña y estudió leyes, volvió a su país y con las mismas herramientas que adquirió en el más alto colonialista de aquellos tiempos (Gran Bretaña), liberó a su pueblo (India) del abuso y los atropellos de una nación que jamás los respetó y los pisoteó. 
No usó ni una sola arma, los arrodilló sin violencia y los envenenó con la inteligencia de los que verdaderamente han revolucionado al mundo. 
Sé el cambio que quieres ver en el mundo. 

Mohandas Karamchand Gandhi (1869 - 1948)

martes, 11 de octubre de 2016

Pequeña feminista ilustrada

Nadie te pide que te vistas de rosa, que uses pollera corta ni pantalones que marquen tu figura y a propósito de eso, nadie te obliga a tener "una figura" específica.
Nadie quiere que te te metas en la cocina en contra de tu voluntad ni que uses corpiños con relleno si no te agrada usarlos.

Nadie pierde el sueño si a vos no te gusta Bécquer, o si Benedetti no te emociona con su prosa. Nadie te pide que traigas vida al mundo. Nadie te juzga si no te gustan las flores o los tacones, nadie se va a dormir pensando que lo que a vos no te gusta, debería gustarte.

Nadie te juzga... nadie más que vos, que venís a confundir "defender el género" con "humillarlo".

El derecho elemental que no debió faltarte es la educación,  que de haberla tenido, hubiese permitido que tu corta mente no te convirtiera en víctima de arengas ridículas.  Sos lo mismo que repudiás.

Destruís el derecho de los otros para escribir frases estúpidas en paredes que nunca construíste, usas la homosexualidad para justificar tus atropellos y así demostrás que no conocés lo que sienten aquellos que intentaron y lograron la igualdad sin herir a otros.
Usas tu fuerza para demostrar bestialidad inhumana en un reclamo que en lugar de enorgullecer, avergüenza. 

No se en qué momento, tu manual de la "pequeña feminista" te volvió tan básica y violenta como un fanático futbolero. No se qué te hizo creer que ver tus pechos al aire te hace libre después de criticar a las mujeres que, por salir en una revista de moda con poca ropa, son la cosificación que en teoría padecemos.

Nadie te quiere rubia ni linda. Nadie te exige inteligencia para caminar por las calles, nadie te quiere con perfumes caros ni pudiendo hablar 5 idiomas, nadie necesita tu sonrisa permanente pero mucho menos ha de ser necesitada tu ira por no ser lo que en realidad querés ser.

Definitivamente,  sería bueno, pequeña feminista ilustrada, que te dieras cuenta de que tus destrozos perjudican a gente que no te obligó a ser lo que no querés ser. Y esos desmanes que provocaste en nombre de un género al que no le aportaste nada ni siquiera ahora,  van a requerir dinero que pudo ir a gente que verdaderamente necesita ser ayudada.

Pequeña feminista ilustrada:

Sos libre, hacé de tu vida lo que quieras, de tu hogar lo que quieras, acostate con  un hombre,  una mujer, una planta. Elegí tu anticonceptivo favorito (porque ese es un derecho que podés ejercer gracias a revolucionarios que han estudiado para brindarte posibilidades).

Comé granos, verduras, carne, o facturas todo el día.  Sentate en el suelo,  no uses tacos si no querés,  hacete tatuajes, sentate de piernas cruzadas o abiertas porque al resto de los mortales no nos importan tus putos traumas!

No te creas revolucionaria por hacer ridiculeces intentando salir en el diario del lunes.

No te creas justa por descalificar a las mujeres que quieren hijos o desean lo que no está en tu librito. Respetá y cuando lo hagas, vas a entender que podés ser lo que quieras y nadie te va a encerrar... pero para eso vas a tener que liberar a tu propia mente de la estupidez que la encarcela.

No te preocupes, todos entendimos que no tenés nada claro... pero si te ayuda, a las mujeres que buscamos igualdad y la conseguimos sin incendiar lo que no es nuestro, nos importa un bledo que tu fetiche sea orinar parada y que eso te haga sentir original. Pero no jodas ni uses a los gays, a mujeres que mueren en la clandestinidad ni a las víctimas de la violencia para levantar una bandera que no podés explicar.

martes, 27 de septiembre de 2016

La triste costumbre

Esa triste costumbre de que el horror no parezca tan desastroso,  que las noticias no nos sorprendan, que sepamos el final de la historia mucho antes de la certeza.

Esa triste costumbre de saber que nadie va a salvarnos, que relacionarte con el otro deja de ser un acto de sano nerviosismo para obligarte a volverte juez de un futuro impredecible.

Esa triste costumbre de no saber hasta dónde es discusión humana, hasta dónde los celos son sólo una muestra de amor que no sabe encontrar mejor forma. Esa triste realidad que nos lleva a vivir a la defensiva, viendo como potencial asesino a cualquiera.

¡Eso no es culpa nuestra, señores jueces!
Eso es culpa de ustedes que nos llevaron a esto. Esto es culpa de ustedes que liberaron violadores, pedófilos,  asesinos... eso es culpa de quienes hacen las leyes, porque son ustedes los que deciden si ser violada de día es menos grave que ser violada de noche. Es culpa de ustedes que con cada fallo y perdón rápido están condenando a otra mujer. Es culpa de ustedes que siguen sin entender que esos cuerpos: semi enterrados, calcinados, desintegrados, o los que aún no aparecen, eran personas. Eran mujeres u hombres que le quitaron el sueño a alguien e hicieron soñar a otros, eran mujeres u hombres que nacieron de otras mujeres y hombres, eran mujeres u hombres que enriquecían la vida de alguien más, por ejemplo sus hijos; eran sueños vivos y eran parte de la fotografía misma de la vida.

Es culpa de ustedes que firman desde sus despachos suntuosos,  que vuelven a casa y apoyan la cabeza en la almohada porque jamás entendieron que cada firma estaba sentenciando a otro ser humano. Esas lapiceras y esos sellos son balas, señores jueces y legisladores.

Esa triste costumbre de soportar que todo termine en manos de ustedes está llegando a un punto insostenible. Por ellas y por ellos. Por cada muerto de este bendito suelo es que ustedes deben responder por cada mala decisión.

Por Janet, Soledad, María,  Axel, Diego, Jorge, Matías, Florencia, Marta, Nora, Ángeles, Agustín, Nahuel y cada nombre existente.

La violencia brota con cada padre que muere exigiendo justicia por sus hijos, muchas veces sin lograrlo. La violencia impera en la mente de los bárbaros pero también de los artistas y eso ya no es responsabilidad de los que quedamos librados a la suerte que nos regalen las condenas que ustedes dibujan desde sus lugares impunes.

Creo que subestiman la fuerza de la gente buena que hasta hoy ha regalado digna tolerancia... pero no deberían hacerlo. Basta de la inoperancia que los caracteriza,  basta de la inhumanidad que los reina, basta de firmar libertades que generan muerte allí afuera.

Justicia. Basta de impunidad.

domingo, 28 de agosto de 2016

Morir de miedo

Esto de las redes sociales nos impide romper sanamente los vínculos, nos aleja de la idea clásica que descansaba en las poesías de Gustavo Adolfo Bécquer donde, estar distanciados del amor era algo angustiante y doloroso.  La lejanía de aquellos tiempos quedaba librada al azar y allí sí valía la leyenda "del hilo rojo" porque, definitivamente, si dos personas estaban destinadas a estar juntas, más allá de las adversidades y los procesos de la vida, habría encuentro.

Seguramente si Pablo Neruda viviera estos tiempos, en lugar de estar noches enteras mirando estrellas que le inspiraran tan hermosas prosas, estaría stalkeando a su amada en Facebook; estaría viendo si su portada da indicios de que ya hay un nuevo amor o estaría escribiendo indirectas en Twitter.  Gabriel García Márquez estaría escribiendo sobre los muros de los políticos del momento y su visión de la realidad sería acotada a lo que sus contactos quisieran mostrar en las redes sociales, por lo que sus novelas costumbristas, quizás no existirían tan perfectamente descriptas como las conocemos hoy.

Las parejas de antes se divorciaban y pasaban a ser completos desconocidos.  Separarse era sinónimo de romper lazos con un montón de gente que no tenía que ver con uno y que hasta quizás,  nos caía mal.  Los amigos de cada bando se volvían soldados de la tropa y atacar al contrincante era un folklore que tenía un duelo relativamente breve, hoy -en cambio- los ex tortolitos se ven en internet quizás para ver quién de los dos envejece más rápido, engorda más y se deteriora mejor... pero en definitiva, el lazo sigue.

Aquellos que aman en estos tiempos tienen que saber que hay una gigantesca valentía en el acto mismo  de amar ya que es probable que, cuando el amor se termine, (si es que deciden separarse) en las redes sociales habrá mucho material que NO se autodestruirá en 5 minutos como decían los comunicados que recibía el Inspector Gadget.  No bastará con que Pepe y Moni borren los álbumes de fotos, porque Pao, Coqui, Dardo y María Elena han sacado fotos también.  Entonces, hay un punto en el que nada se irá para siempre.

Fiestas Navideñas, cumpleaños, recitales, fotos grupales, etiquetas en lugares, en viajes... todo queda en algún lugar y posiblemente, en algún momento nos volveremos a encontrar con recuerdos que nos vendrán a impedir olvidar lo que fuimos ayer y eso nos va a movilizar y nos hará preguntarnos una y otra vez si lo que elegimos estuvo bien.

En fin... solamente pienso que sería muy lindo perderse algunos recuerdos, podría llegar a ser una linda forma de ganar salud mental, de dejar de preguntarnos qué hubiese sido si...

Posiblemente habrá un momento en el que podamos mirar el álbum de nuestra vida (que no estará colgado en ninguna nube) ese que habita en nuestro corazón y en nuestra mente y ahí, cuando no haya más tiempo seguiremos preguntándonos cómo hubiese sido la vida si hubiésemos abierto otras puertas, pero ya está... para no morir de miedo, bastará con saber que todo lo que decidimos salió del corazón.

jueves, 11 de agosto de 2016

Y tu cabeza está llena de ratas...

Resulta que pensaba que la próxima vez que fuera a escribir, lo haría sobre mi viajecito.  Suelo observar el mundo, sea cual sea el alrededor que toque, y me pongo a esbozar algunas líneas que quizás a alguien le lleguen.  Esta vez no pudo ser.

Pongo los pies en la tierra nuevamente, se terminan mis vacaciones y... él, que se animó a asegurar en una de sus canciones "soy mi propio soberano" terminó siendo como dice en la misma letra "soy mi propio enemigo. ...tengo corta la mirada."

Existen muchos momentos en los que una se topa con personas que nos dicen "todavía sos muy chica, ya vas a entender".  Pasan los años y, con absoluta ansiedad nos acostumbramos a esperar "entender" eso que los "adultos" dijeron que entenderíamos más adelante.

Qué gran desilusión llega cuando descubrimos que los años no son sinónimo de sabiduría, ni de cautela, ni de aprendizaje... que la miseria existe sin importar el sexo, la edad, la educación, la clase económica ni la geografía.  El lado positivo, quizás sea, aprender a temer hasta de uno mismo.  ¿En qué momento nacen los corazones nobles?  ¿En qué momento se desintegra el límite entre ser un ser humano y ser un perfecto sorete?  Perdón por la palabra pero, animal, bestia, desagradable, indeseable son términos demasiado livianos.

No sé cómo será en otras partes del mundo pero... en nuestro país existe  la "penecracia".

La penecracia es ese sistema de organización por el cual, tanto hombres como mujeres, usan frases tales como:

"está mal atendida"
"malco"
"tiene síndrome de tafal de gaver"
o la última adquisición literaria aportada por Gustavo Cordera "hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo".

La penecracia es ese sistema que considera que un pene es sinónimo de alegría.  Pero qué triste que hasta los que se consideran muy "progre" tengan que caer tan bajo.

Demás está destacar que estas declaraciones fueron dadas en una facultad de periodismo, donde hay chicos y no tan chicos que van a estudiar, a aprender ni más ni menos que la importancia de lo que se dice y el cómo.  
Pero ahí fue él, el rockero piola, que tiene dos hijas mujeres, a dar tan retrógradas declaraciones.  Su hija le dijo:  papá, para qué dijiste eso adelante de gente que no te va a entender? sos un pelotudo.  

En fin, me pregunto qué clase de gente sería la que sí lo entendería al pobre Gustavo.  Lo que sí comparto es que es un pelotudo que creyó que tener un pene lo hace portador de una felicidad que debe ser repartida (quiera o no la chica en cuestión recibir su "alegría poco democrática") ya que según él,  parecería ser ese el remedio para la histeria femenina de alguna mujer de 16 años (detalle no menor a destacar en sus declaraciones ya que el maduro músico -que, aparentemente ve en su espejo a un adolescente- habla de mujeres de esa edad en sus dichos).

Pero aquí no termina el tema. Una radio de rock por excelencia en Argentina se niega a pasar la música de Gustavo Cordera como manifestación de rechazo ante sus desacertadas declaraciones, Mendoza y Córdoba cancelaron sus shows pero... ya salieron algunos a defender la "democracia" diciendo que él tiene su libertad de expresión como la tenemos todos y que está mal que lo censuren.

No se en qué momento hemos dejado de usar el diccionario.  Lo que Gustavo tiene es libertad, no sólo democracia, por eso dijo lo que dijo.  Y lo que tienen las radios y las organizadoras de eventos es libertad y democracia para decidir qué artista apoyar y a cuál no.

Si en Vale 97.5 no pasan a Guillermo Fernández cantando tango, no es por censura sino por lineamientos artísticos.  Si RQP 104.3 no pasa Agapornis no es por censura sino porque no responde a los criterios de la emisora.  Así que si hay radios que no pasan más a Gustavo Cordera, será porque son dirigidas por tipos que tienen hijas, sobrinas, esposas a las que respetan en sus libertades y por cuestiones más que claras, se niegan a apoyar a un artista que se considera en sus canciones como alguien de "excesiva humanidad" pero... cuando la guitarra no suena, el cordero pierde la ternura y dice cosas a las que considera psicodrama quizás para seguir intentando convencer a alguien con su desvarío penecrático.

Lo escuché decir que está arrepentido y está bien que lo haga... pero también dijo que sus dichos desataron una "fuerza poderosa" que parece asustarlo, por él mismo y por sus hijas.  Fue entonces cuando recordé una frase que me decían mucho durante mi infancia: "antes de poner la lengua en movimiento hay que poner el cerebro en funcionamiento".  En aquel entonces me preguntaba para qué me decían eso, hoy entiendo que es para no decir cosas de las que no haya retorno.

Únicamente en la provincia de Buenos Aires se cometen 28 violaciones por día.  Las fiscalías reciben una denuncia cada 45 minutos.  Seguramente, recluído en La Paloma o alguno de esos lugares amorosos alejados de la realidad, Gustavo Cordera no tuvo en cuenta este dato estadístico al decir lo que dijo frente a los alumnos de la escuela de periodismo sobre arte TEA. Quizás con otro escenario o frente a un alumnado en el que hubiese habido una sola persona que hubiese sufrido una violación, el tema hubiese sido distinto, quizás ahí sí la vida lo hubiese puesto de cara contra su pseudo excesiva humanidad.

La edad no nos dará sabiduría.  El paso del tiempo es simplemente un conglomerado de situaciones de las cuales uno puede o no aprender.  Sin ponerse en los zapatos ajenos, sin pensar detenidamente antes de que el ego nos tape, va a ser difícil que la edad nos llegue a hacer dignos seres "humanos".

En conclusión, ya lo dijo la hija de Cordera.  Es un pelotudo.
Quizás le estén llegando los años y haya querido hacerse el copado frente a los "pibes" de la facu.  La pifió, mal.  Quiso decir lo que dijo.  Dijo lo que quiso decir.  Nadie entendió mal.  Nadie pudo haberlo entendido distinto.

Quizás María Soledad Morales (17 años al momento de su violación y muerte, hoy tendría 43), Marita Verón (23 años al momento de su desaparición, hoy tendría 37), Jimena Hernández (11 años al momento de su violación y muerte, hoy tendría 36) y tantas otras mujeres y niñas pueden dar fe de que una violación no tiene nada que ver con lo que los "seres humanos" podemos entender por sexo.

Ser "pelotudo" no es una buena explicación.  Para combatir estas ideas no existe mejor técnica que educar con amor y respeto.  Pene y vagina tenemos todos... coherencia y humanidad, no.

Al menos así lo puedo ver yo.