Otras publicaciones

martes, 25 de abril de 2017

A proyecto con todo mi amor

Presos de un dibujo terminamos en el mismo camino.  Fui copiloto de tu plan y con cada puerta que nos cerraban, nos alargaban la charla y con ella nos aumentaban las chances de coincidir.

Escupimos miserias ante el desconocido que teníamos frente a nosotros y sin saberlo, nos regalábamos la certeza de saber que nos gustaba escucharnos sin juzgarnos, porque los dos somos misterios que juegan a dejarse atrapar.

Brindamos por un buen año y mientras el vino teñía tu copa, yo descubría que por primera vez no tenía que prestarle atención al tiempo, nadie se iba a ir de ahí.

No tuviste frivolidades, no me sentí obligada a defenderme de nadie. No era una batalla, era un momento y fue un momento que duró para siempre.

Hoy no sabemos nada y así nos sentimos más seguros, queremos todo y así desplegamos las alas.

Yo estoy, porque a esta altura, que no es tanta, adoro verte soñar con los ojos cerrados y también con tu más despierta mirada; porque me gusta sostener los hilos de los sueños que hoy dejás volar y que antes abrazabas. 

Que la vida nos sorprenda, que nos pasee por nuevos caminos como lo hizo aquel primer día.

Te quiero, porque no me necesitás, porque somos una elección libre y quizás sea esa nuestra mejor elección.

Proyecto, gracias por existir.